sábado, 23 de septiembre de 2017



































  AFUERAS DE LA NOCHE

Si no le conociera,
si esta prisión de luces
me dejara volver
en sombras al recuerdo,
diría que ha nacido con la aurora,
que traspasa mi estancia a mediodía
y que se aleja solo
por las grietas azules de la tarde. 

Si no le conociera…
Abrid, estrellas, mi prisión, mi cielo
sin salida, estos ojos
que dan a lo profundo
cuando no los deslumbra su mañana.
Liberad mi dolor, dejad que corra
a espacio abierto por su propio llanto,
como si nunca hubiera sido mío. 

Yo vivo confinada,
y él pasa ante mi anhelo
rondando las afueras de la noche,
sin abrir mi ansiedad, sin rescatarme
de esta cárcel de llamas donde vivo
cegada por su cuerpo,
palpando sólo brisas,
intentando llegar a amanecerme
y a oscurecer de nuevo, sin más horas
que las que van marcando, como agujas,
sus brazos infinitos. 

Si no le conociera,
si esta aurora con ráfagas de ocaso
me cegara en los límites
de sus pasos nocturnos,
si tuviese que amar sin él, la nada
vendría a redimirme para siempre.


                                                 (de PASEO DE LOS MAGNOLIOS, 1995)

Lienzo de Verónica L. Arroyo

viernes, 22 de septiembre de 2017




              EL MURO

 
Cada día renace tu esperanza,
tras unos golpes secos contra toda
su inútil e invisible consistencia.
Cada noche lo ves más elevado,
desafiando tu vida, y te maldices
porque eres incapaz de destruirlo.
Mientras el tiempo pasa, van cayendo
las hojas y la nieve, no sus piedras.
Cada día golpeas en el aire
tras sentir que eres tú quien se derrumba.


                                                           (de DESDE NOVIEMBRE, 1992)

jueves, 21 de septiembre de 2017
























    CAUTIVERIO
 
 
Hasta que el aire tuvo
mi corazón alado,
seguían diluyendo
las rosas sus perfumes
en él; las golondrinas
desplegaban colores
por sendas invisibles,
y las aguas rizadas
del estanque le hacían
tañedor de murmullos. 

Ahora hay un olvido
que llega a todas partes,
raptando cada pétalo,
oscureciendo azules
y llevándose lágrimas
al socaire del tiempo.
Ahora, como entonces,
mi corazón no vuela
más que estando cautivo.


                                                 (de VIVIR POR DENTRO, 1992)

Lienzo de Franz A. Bischoff

miércoles, 20 de septiembre de 2017























        PLAYA DEL SUR

 
Es inútil huir de aquel susurro
marino, de la noche que argentaba
su oscuridad al quiebro de las olas,
de aquella luna nuestra… Ya es inútil
querer ser diferentes en el tiempo,
deshacer lo vivido, lo inefable
de un camino de estrellas
abierto por los ojos. 

La eternidad llegó de pronto; quiso
el silencio poblarse de caricias,
y todo el plenilunio,
cautivo entre las manos,
iluminó por dentro nuestras sombras,
llevándolas despacio hasta el misterio. 

Es inútil, después de aquella noche,
recordar quiénes fuimos, dónde amamos
antes de ser nosotros, qué universo
puso nombre a la luz de nuestras vidas.
Y es que la eternidad llegó de pronto,
antes que el mar, antes que amaneciera.


                                                          (de LOS APARECIDOS, 1991)

martes, 19 de septiembre de 2017




                     NIDO

 
En este nido me he quedado sola,
atardeciendo, como siempre. Cálices
de amor enmohecidos van rodando
por el tiempo, y el aire que rebosa
de ellos es el mismo que traía
a unas aves de paso,
sedientas tras sus vuelos cadenciosos. 

En este nido, copa, sólo cabe
la lluvia que mis sueños transparentan.
 
 
                                            (de AVES DE PASO, 1991)