.

.

domingo, 4 de diciembre de 2016





       RAZÓN DE ARDER

 
Viento que vas de paso por la vida,
alimenta esta llama, que no encuentra
razón de arder.
Viento sobre las aguas,
viento extraño,
desata este velero,
que no halla temporal que lo aventure.


                                                                  (de TRASLUZ, 1989)

Lienzo de Ferdinand Loyen du Puigaudeau

sábado, 3 de diciembre de 2016





                INOCENCIA

 
Niña alondra,
que apenas conocía los senderos del aire,
que bordaba sus alas
con rocío
antes de que cayera y transformase
el perfil de la hierba. 

Niña adelfa,
diseminando todos sus rosáceos
despertares al viento,
mecida por las manos
de otras niñas
que, iniciando sus vuelos,
argentaban la luz de la mañana.


                                       (de JARDINES DE MURILLO, 1989)

Lienzo de Etienne A. Piot

viernes, 2 de diciembre de 2016
























        ENREDADERA
 

     Cruzó la rosaleda
     por mi inquietud sus orlas
     rojizas. Salpicada
     de contraluces iba
     mi nostalgia. Despacio,
     me rodeaban las sombras,
     y todos los parterres
     se oscurecieron. Tallos
     marchitos enlazaban
     mi llanto con el suyo,
     mientras volcó la tarde
     su cáliz apurado.
     No pude desasirme
     de ramas, ni de espinas,
     ni de un tropel de hojas,
     antes de ver mi cuerpo
     cercándose a sí mismo.


                                                 (de CONTEMPLACIONES, 1988)

jueves, 1 de diciembre de 2016





     ESTUDIO DE PINTOR 

                                            A Amalio

 
Las horas acopiaban transparencias
tendidas en los ángulos confusos
de un matiz de febrero. 

Arco iris terrestre, perfilando
motivos de belleza, me llevaba
de la mano de frágil movimiento.
Y mi rostro -¿en dónde la bahía,
dónde el istmo,
por fondear miradas
y unir facción y soledad?-, tornóse
de palpable silencio, pero ungido
con la luz matinal, dejó premuras
ancladas en un ámbito celeste,
en el fiel gotear de la paciencia.
 
 
                    (de AQUÍ QUEMA LA NIEBLA, 1986) 


Lienzo de Amalio García del Moral

miércoles, 30 de noviembre de 2016






                                              PLACENTINES

Qué dulce andar el mío
sobre paños de juncia
tendidos a las claras. 

Entonces fue el hallazgo
de infancia revestida,
un cenit de racimos
y espigas ya gloriosos,
como soles ungiendo
su textura
de alas. 

Qué pronto amanecía
sobre los cantorales. 

El orfebre del tiempo
cincelaba mi asombro
hasta alzarlo del mundo. 

Pura niñez de plata.


                                                       (de LIENZOS DE CAL, 2008)