domingo, 28 de mayo de 2017




          RÍA DE AROSA


Un triste azul abandonado yace
sobre los fondos turbios de otros tiempos.
Qué de vuelos revisten tu distancia,
oh lugar extrañado, qué de olas
almibaran lo amargo del transcurso
sin apenas sentirlo… Y el velamen
que a merced de los vientos se recrea
orlado de gaviotas, sólo puede
dejarme en mar abierto, donde el triste
azul es el espejo
donde se desdibujan
los nombres masculinos
que adornan los costados de mi nave.


                                                         (de AVES DE PASO, 1991)

sábado, 27 de mayo de 2017




















                         UNA BUGANVILLA ATARDECE

 
Una buganvilla atardece
en lo más lejano,
y un palpable dolor
está tejiendo con miradas, con caricias,
la piel de extraños cuerpos.
Pero no habrá nacido
quien sostenga ese látigo
que amorata una flor,
porque se reflejará como otro día cualquiera
en el fondo de su llanto,
y no querrá
tener tanta nostalgia en carne viva.
Si la mano se deshoja,
si se impide que flagele la tarde,
tal vez haya una piel que lo agradezca.


                                                                  (de TRASLUZ, 1989)

viernes, 26 de mayo de 2017




                GORRIONES

  
Que la lluvia cayera en los Jardines
era sólo espejismo. Que mis ojos
acogiesen tristezas, contemplando
inmóviles gorriones ateridos,
no era más que el escorzo de otros tiempos
de humedad retorcida entre las manos,
de pálidos alberos que sentían
el peso de unas alas. Y la lluvia,
detenida en el aire,
remontaba el temblor de aquellos pájaros
clavados en la tierra. Que mis ojos
no supieran llorar, era presagio
de que iban a cerrarse en otros vuelos.


                                                (de JARDINES DE MURILLO, 1989)
 

jueves, 25 de mayo de 2017




                      SED

 
De vez en cuando me traiciona el ansia
de manejar a solas unas riendas
que sujetan mi tiempo,
de apoyarme en el aire
cuando hay piedras que ofrecen
su quietud terrenal. De vez en cuando
me delata algún pétalo que cae
inesperadamente de mi cuerpo,
por no hallar otras luces
que recubran su olvido. Y es que sólo
de vez en cuando siento
que mi ansiedad habita en resplandores
desbocados del fuego.


                                                (de CONTEMPLACIONES, 1988)

Lienzo de Joseph Kleitsch

miércoles, 24 de mayo de 2017






    






                                                      RIBERA DEL DUERO

 
Los árboles
se han diluido en el agua.
Mi corazón
es otra raíz, y su tierra de nadie
va abriéndose caminos
con mohosas guadañas. Los árboles
se han confundido
en mi vida.
Las hojas mortecinas de este tiempo,
tendidas a lo largo
de su ribera antigua,
guardan sólo humedades
tras cada ocaso invernado.
Sí, los árboles
me han envuelto en su savia,
y la raíz es otro corazón bajo tierra.


                                              (de AQUÍ QUEMA LA NIEBLA, 1986)