jueves, 29 de septiembre de 2016






























                       III

 
La última obsesión quizá no estribe
en defenderse a solas
de esa búsqueda inútil, de esos brazos
que no han vuelto a ceñirte en plena noche. 

Tal vez aquella acera soleada,
mediodía de invierno,
la mirada translúcida prestando
su lejano color a lo imposible,
fueron una ocasión para tu gozo
más terrible, destello de agonía. 

Tan larga soledad no acaba nunca.
Quizá logres vivir sin acordarte
del último fracaso
que aún abrazan tus llamas en la noche.


                                                                (de LANCE SONORO, 2007)

miércoles, 28 de septiembre de 2016





        IRISACIONES


Vagamente las nubes
despliegan un celeste jubiloso,
un racimo de pájaros
que apenas ha rondado los alcores.
Entre chopos dispersos
transcurre la dorada cercanía
de la aldea durmiente,
mientras otros azules huidizos
se enredan con el humo
tribal de las fogatas en la era.
Inmóviles, deciden
otras nubes cerner su curvatura
sobre cada aparejo
que recorta en la torre
un nido de cigüeñas.
Y el cielo se abandona,
entre pájaros, chopos y fogatas,
a sus irisaciones, realzado
con la paz incolora
que induce a contemplar de otra manera.


                                                               (de VOZ MEDIANTE, 2006)

Lienzo de Manuel Abelenda

martes, 27 de septiembre de 2016





LAS ESFERAS OCULTAS,
el vuelo matinal de quien evita
rasgar un arco iris
para que no traspasen su frontera,
son gestos de un vivir desangelado,
acaso mendicante.
Si pensar ya no importa,
cuánto menos el albo regocijo
de amanecer sin límites,
de consumir a solas tanta gracia.
Las esferas candentes
emparejan su fértil armonía
con la penumbra estoica
de aquéllos que aún resisten sin quejarse.
Es más fácil la huida,
el cruce de horizontes,
mientras nada vincula o pertenece.
Si ya no importa abrir las propias alas,
cuánto menos el hecho
de pensar por sí mismo,
de verter la emoción al aire libre.


                                             (de MÍNIMO SOL DE INVIERNO, 2006)

Lienzo de Salvador Dalí

lunes, 26 de septiembre de 2016
























CARTA DE HILDEGARD VON BINGEN A BERNARDO,
ABAD DE CLARAVAL

 
Os diré que mis últimas visiones
tuvieron la fragancia
de la flor del manzano,
del heno tras la siega;
brillaron como el río por el valle.
Luz Viva, tan intensa
que me causa temblores
en el alma,
que me aleja del ángel de la Muerte,
Dama Sabiduría
para quien sólo escribe su quebranto.
Os confío mi voz porque es difícil
vivir al otro lado del silencio,
acumulando instantes
en sentido profundo, sin oírlos
mientras no se aproxime
más aún la indecisa primavera.
Mis últimas visiones
me alumbraron por dentro,
como estas palabras que ahora exhalo.


                                                   (de TEMPO DE VUELO SOSTENIDO, 2004)

domingo, 25 de septiembre de 2016





    UN  ESPEJO  CUALQUIERA

 
Un espejo cualquiera
descubre a quien se mira como al otro
que un día pudo no existir, y siempre
quiso verlo. Las horas
van pasando a favor del desengaño,
pero nada acontece
sin que las apariencias lo permitan.
Es esta soledad de contemplarse,
una ilusión que lleva
al destino crucial de lo invisible,
porque cuando los ojos se acostumbran
a atenuar el surco del envejecimiento,
la propia imagen dicta su pasado
como mejor sentencia.
Un espejo cualquiera, convertido
en marco para el tiempo, no merece
más fijeza si el rostro de lo humano
va desapareciendo entre dos luces,
cual si de otro paisaje se tratara.


                                         (de DOS LENTAS SOLEDADES, 2002)

Lienzo de Thomas Wilmer Dewing